Desde el pasado 16 de marzo, se han hecho efectivas las sanciones en Madrid Central, la medida establecida por el Ayuntamiento de Madrid para reducir la contaminación en la capital. A partir de ahora, todo conductor no autorizado que entre en la zona de Madrid central sin distintivo ambiental, será multado con una sanción de 90 euros, que podrán verse reducidos a 45 si se paga en un plazo inferior a 20 días.

Esto es debido a que Madrid Central es un protocolo que se está implantando por fases. Durante tres meses y medio, se fijó un periodo de prueba en el que se avisaba a los conductores, pero no ha sido hasta mitad del mes de marzo que se han hecho efectivas las multas correspondientes.

Este tipo de restricciones no serán aplicables por el momento a los conductores que residan en el interior del perímetro de Madrid Central, indistintamente del distintivo ambiental que posean, siempre y cuando el vehículo en cuestión esté registrado a su nombre en la DGT.

 

¿Qué es Madrid Central y qué vehículos pueden acceder y aparcar en su perímetro?

 

Madrid Central es una medida anticontaminación incluida en el Plan de Calidad del aire de la ciudad de Madrid y Cambio Climático (Plan A), y que consiste implantar ciertas restricciones a la libre circulación hasta ahora habitual.

En nuestro artículo del pasado 30 de noviembre, podéis consultar los vehículos que pueden acceder y aparcar dentro de la zona delimitada de Madrid Central. Debido a que se trata de una medida anticontaminación, los vehículos sobre los que se centran las restricciones son los que más contaminan, es decir, los que no tienen distintivo ambiental. Estos son los turismos y furgonetas de gasolina, con matriculación anterior a enero de 2000 y los vehículos diésel anteriores al año 2006. Así como los vehículos pesados o de 8 plazas, ya sean diésel o gasolina, anteriores a 2005.

 

¿Qué puedo hacer para evitar las multas?

 

Es posible que os encontréis en la situación de que disponéis de un vehículo sin distintivo ambiental, pero que necesitéis entrar en Madrid Central para llevar a los niños al colegio o realizar alguna gestión administrativa. En este caso, os proponemos distintas soluciones alternativas que podéis adoptar para evitar una multa:

  1. Utilizar transporte público. Desde la implantación de Madrid Central, el uso de transporte público ha aumentado entre un 3 y un 6 por ciento según lo publicado en el diario ABC.
  2. Alquilar un vehículo sostenible. Afortunadamente en Madrid disponemos de una gran variedad de opciones, ya sean coches, motos o bicicletas tales como Bicimad, Coup, Car2Go, Muving o eCooltra que podemos encontrar en cualquier punto de la ciudad y alquilar por minutos.
  3. Taxi o VTC. Este servicio sigue disponible, aunque si bien es cierto que también deberán cumplir con unos requisitos para poder acceder a Madrid Central.
  4. Si tienes un vehículo que tiene un distintivo B o C, sí que podrás acceder a Madrid Central siempre y cuando estaciones en un aparcamiento, ya sea público o privado.
  5. Estacionar tu vehículo fuera de la zona restringida y acudir caminando a tu destino.

 

Se trata de cambiar los hábitos. Hay que tener en cuenta que la razón de ser de Madrid Central, es la de crear una zona de bajas emisiones de CO2, favoreciendo así a los peatones, bicicletas, vehículos eléctricos y transporte público. El fin último de este tipo de medidas es reducir al máximo la contaminación en el centro de la ciudad. Objetivo que se está consiguiendo; hasta el momento, pues se han reducido las emisiones de CO2 en un 40% y los niveles de contaminación, que se encontraban en cifras que incumplían la normativa europea desde 2010, según lo publicado en el portal web del Ayuntamiento de Madrid.