¿Sabías que el interior del vehículo es una de las zonas más seguras cuando hay descargas eléctricas? y ¿sabrías cómo actuar en caso de tormenta eléctrica?

La época estival es la más propensa a las descargas y tormentas eléctricas, y muchas veces nos sorprenden dentro del vehículo en mitad de un viaje de vacaciones o en un trayecto corto.

Si circulas por ciudad, será muy difícil que un rayo llegue hasta tu vehículo, pero por carretera o en el campo, lejos de las grandes ciudades es mucho más probable que esto suceda. Los rayos pueden acarrear corrientes de hasta 30.000 A de intensidad y 800.000 voltios de tensión además de generar una energía equivalente a una temperatura de 8.000 ºC, es decir, son grandes descargas de energía que pueden llegar a ser muy peligrosas si no se toman las medidas adecuadas.

En esta situación, lo primero que debemos hacer es adaptar la velocidad a las condiciones meteorológicas y a las características de la vía. Es muy importante no realizar movimientos bruscos ni acercarse demasiado al coche de delante con el objetivo de prever un choque en caso de frenada repentina.

Este tipo de tormentas ponen nuestro vehículo a prueba, sobre todo a los elementos relacionados con la correcta visibilidad en carretera, como las escobillas limpiaparabrisas y el sistema de iluminación.

Escobillas

Si la tormenta es intensa, unas escobillas en mal estado podrán ocasionarnos una falta de visibilidad. Por eso, es importante revisarlas antes de salir de viaje y asegurarnos de que funcionan perfectamente. Si hace más de un año que no se han cambiado, es hora de hacerlo, pues el uso y los agentes externos provocan el desgaste del caucho, que es el material con el que están fabricadas estas escobillas.

Sistema de iluminación

En cuanto al sistema de iluminación, es imprescindible su uso en caso de tormenta con lluvia intensa, y más cuando ésta se produce de noche. Debemos revisar que funcionan perfectamente todas las luces, incluidas las antiniebla, pues no solamente nos aseguraremos de que nuestra visibilidad será la adecuada, sino también de que el resto de los vehículos podrán detectarnos sin problema.

Sistema de frenos

Además, también es recomendable mantener en perfecto estado el sistema de frenos y los neumáticos con la presión adecuada para asegurarnos de que en caso de frenada, nuestro vehículo responderá de manera óptima sin poner en peligro a los ocupantes del mismo ni al resto de usuarios de la via.

Lo cierto es que el coche es un lugar muy seguro. Si nos encontramos fuera de casa y nos sorprende una tormenta eléctrica, lo que debemos hacer es meternos dentro del coche y cerrar puertas y ventanas, así como apagar la radio. Debido al efecto “Jaula de Faraday” que se produce, la electricidad de los posibles rayos que caigan circulará por la superficie de metal del vehículo sin afectar al habitáculo interior. Lo más seguro es alejar el coche de tendidos eléctricos y vallas metálicas, así como de embalses y acumulaciones de agua.