Dentro de dos meses, los vehículos con más de 10 años (casi 4 millones en la Comunidad de Madrid) no podrán hacer uso de las plazas de aparcamiento de la zona SER. Además, los automóviles sin etiqueta ambiental de la DGT (coches diésel anteriores al 2006 o gasolina matriculados antes del año 2000) podrían tener prohibida la circulación por la capital en un futuro próximo y no superior a tres años.

Tal y como se menciona en el artículo publicado por el diario La Razón, actualmente los coches sin etiqueta ambiental ya tienen restringido el acceso a las 472 hectáreas que forman el APR de Madrid Central y además, a partir de enero de 2020 tendrán prohibido hacer uso de las plazas de aparcamiento (salvo residentes, que sí podrán hacer uso de las ubicadas en su zona) de la zona SER. Otra de las medidas que afectará a los propietarios de vehículo sin etiqueta ambiental a partir de 2022, es que no podrán circular por la M-30 para llegar al centro de la ciudad y a partir de 2023 ni siquiera podrá hacer uso de esta vía independientemente de cuál sea su destino.

Además, desde 2024 ningún coche sin etiqueta podrá circular por la ciudad salvo que su propietario y conductor sea residente en la misma y a partir de 2025 ni siquiera los residentes podrán hacerlo. Todas estas restricciones afectarán también al 45% de los ciclomotores, el 18% de las motocicletas, el 29% de los autobuses, el 30,6% de las furgonetas y el 44% de los camiones.

parque automovilístico de Madrid y etiquetas ambientales

Todo esto supondrá la renovación de gran parte del parque automovilístico madrileño en un periodo de tiempo relativamente corto. sustituyéndolo por vehículos más nuevos, eficientes y menos contaminantes. Además, la condición de achatarramiento (enviar al desguace y dar de baja definitiva) de un vehículo viejo será indispensable para poder acceder al plan de ayudas a la compra que ha presentado el Ayuntamiento de Madrid y que podría contar con 25 millones de euros de presupuesto al año.

Actualmente, en la Comunidad de Madrid es dónde más vehículos eléctricos o propulsados con energías alternativas se están comercializando, pero también la región donde se está produciendo una mayor cuota de matriculación de vehículos nuevos.